La Gorgona Feminista

17 Feb

Hay gente, lo sé, que puede opinar -de hecho lo hace, aunque no me lo diga- que esta perra feminista que escribe, odia a los hombres.

Este, junto con que somos lesbianas -por mi bien, vamos- estamos amargadas, solteras -también bien- o tenemos pelo en el sobaco -bien- es uno de los grandes tópicos del antifeminismo.

Misandria. Odiar a los hombres, como si eso fuera tan fácil. O que no les odio, pero que tengo un problema con las masculinidades. O que tengo resquemores hacia los varones por el hecho de serlo, y siempre estoy con la escopeta cargada -a Valerie Solanas le encantaría-. O que albergo en mi interior un problema con las figuras masculinas. O que me lo tomo todo demasiado en serio, sobretodo cuando viene de un hombre. Igual no siempre me lo tomo tan en serio, le doy la importancia que tiene, no me suelo espantar con nada o más bien con poco, pero no quiero estar callada, no más. Me lo debo, nos lo debo a todas, aunque sea entre risas, no me resisto a soltar la pulla, el chascarrillo antipatriarcal. Suena hasta bonito.

Quiero que se verbalice, quiero que se tenga en cuenta al sujeto al que represento a veces involuntariamente, en mi cotidianidad. Para mi, estar delante de una conversación entre compas y que se frenen a la hora de decir “hijx de puta” me parece un logro, y si para eso, aunque en tono de mofa, tengo que ser la pesada feminista, lo seré, no me importa, formas peores de martirio se han dado por ahí. Si no lo hacemos nosotras mismas ¿quién si no?. Es muy común que entre grupos afines se hagan bromas a las mujeres con una militancia feminista destacada. Eso también tiene su lectura, pero no vamos a entrar ahí. Cuando contestas y dejas al otro callado, resulta violento, aunque tú estés empleando todo tu sarcasmo y adores a tu compañero pero quieras ponerle colorado desde su humorístico rol sexista, todo parece apuntar a que te lo has tomado demasiado en serio. Qué os voy a decir, soy contestona desde chica, eso no creo que cambie ahora que soy grande.

También la gente tiende a pensar, -y cuando hablo en primera persona debería en realidad englobar a todas las mujeres que se enuncien feministas- que tengo una exagerada susceptibilidad hacia todo lo que venga de un hombre. Yo creo que lo que tengo es sensibilidad, cuerpo vibrátil lo llama mi amiga Caragüevo. Tengo lectura y metodología, en definitivas cuentas, eso que tenemos algunas perras, un radar que detecta los machismos, que son muchos y polimorfos, y no está mal, hay que conocer al enemigo, y me refiero al patriarcado, no a los sujetos con pene. También me gustan los penes, oh, sorpresa.

Causa una extraña sensación el percibir que hay gente que te teme, sobretodo, hombres. Que te miran como a una gran gorgona con cabellos de sierpes y lengua viperina que te convierte en piedra si te muestras falocrático. Qué disparate, por favor. Yo no odio a los hombres. Yo respeto a los hombres. A algunos los adoro. Hay otros que me encantan. A muchos hombres los quiero. Pero Itzíar Ziga lo explica mejor que yo:

Devenir Perra

No hay que confundir hombre o bio-hombre, con Macho, Machote, Machirulo, Machinazi, todos estos peyorativos. Para mi, el sujeto hombre es una construcción cultural y sexual binomial equiparable al constructo mujer, eso sí, el hombre hegemónico -y el no hegemónico, muchas veces también, comprendido en un contexto de subalternidad- goza del estatus de privilegio del que las mujeres no gozamos. Esto es así, pero no revierte en mi aprecio hacia los varones que me rodean o en el prejuicio hacia los que se acercan a mi, ni en el mío, ni en el de ninguna compañera militante que haya conocido ni frecuentado jamás. El especímen de “hembrista”, por mucho que se llenen la boca los de Equilibrium, los de C. Compartida y el Juez Serrano, no existe, son los padres. Los padres patriarcales. El hombre no es mi blanco, ni mi enemigo, es aliado y compañero. Mi enemigo es el macho.

Anuncios

2 comentarios to “La Gorgona Feminista”

  1. djembe 17 de febrero de 2013 a 22:20 #

    Pues no sé si es precisamente porque ya es clásico el tema pero te ha quedado fenomenal me gusta mucho todo lo que dices;)

  2. Diego 24 de febrero de 2013 a 9:35 #

    Gran texto de sus sentimientos no antihombres y si antimacho. Veo q el cambio del hombre es dificil por comodidad y cuestion politica. El q lo es es dificil q hacerlo cambiar, por mi experiencia personal. En la educacion de nuestros minihombres esta el futuro de la igualdad. En hacerles ver q el modelo patriarcal no hace bien a nuestra sociedad. Los q somos padres debemos educar con detalles diarios en el hogar, q ellos vean como papa antes de irse a trabajar realiza tareas en casa, trae la compra, los acerca a actividades extraescolares… Cosas dejadas de manos de mama en el sist. patriarcal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Otra guía montessori

normalita, del montón.

Feminist Art Workers

a collaborative performance art group founded in 1976

El Demonio Blanco de la tetera verde

Traducciones de-generadas desde la cueva

respuestafeminista

Ninguna agresión sin respuesta

Amargi Istanbul

Living itself is the most important academic activity

La Colmena

Contenedores de pensamiento, experimentación y democracia

Eskándalo Púbico

Revista Digital Transfeminista Queer

Poder, Cuerpo y Género

El cuerpo es un campo de batalla

Miguel G. Macho

El futuro del capitalismo es totalmente utópico - Blog de autopublicación

Fresas Salvajes

Escrituras sobre género, masculinidad y "lo hombre"

REINAS Y PUTAS

¡Juntos por la mejora laboral de las prostitutas!

Vegfest 2013

Del 26 al 28 de Julio

-CLAMA-

Colectivo de Liberación Animal de Málaga

Akelarre Zambrero

Just another WordPress.com site

HARTELO

Artivismo contra el mal de los dias

Mi feminismo y otras alteridades

contradicciones y paradojas de gaelia

mutanger

Laboratorio Tóxico de Alta Tensión

A %d blogueros les gusta esto: